Cómo podría influir la estimulación cerebral ante la bulimia, la obesidad y la anorexia

La estimulación cerebral podría funcionar como un posible tratamiento efectivo en contra tanto de la obesidad como los trastornos alimentarios (bulimia y anorexia). Así pues lo se pudo comprobar con un estudio experimental realizado por especialistas de la universidad UOC de Sevilla, y que ha contado con la colaboración de expertos de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona, y de la Universidad de Harvard (EE.UU.).

La obesidad, la anorexia y la bulimia, tienen en común el hecho de presentar alteraciones en el proceso de la toma de decisiones sobre la ingesta de alimentos

Según los resultados de la investigación, esta terapia podría regular las áreas del cerebro responsables de la toma de decisiones y, por tanto, controlar la ingesta de alimentos de la persona. 

En qué consiste la estimulación cerebral no invasiva

La estimulación cerebral no invasiva genera corrientes eléctricas al cerebro del paciente causando que las neuronas que se desea se activen de forma similar a como lo haría el propio cerebro. Así pues, tal y como explica la investigadora principal del trabajo, Elena Muñoz Marrón, también profesora de Ciencias de la Salud de la citada universidad, la zona que se ha activado es la del córtex prefrontral dorsolateral y, además, también se ha disminuido la actividad del cerebelo a través de una corriente eléctrica muy leve. 

El estudio contó con la participación de ocho personas de entre 25 y 50 años, todos ellos pacientes de obesidad leve, es decir, con un índice de masa corporal de entre 30 y 35, que fueron sometidos a dos sesiones de estimulación durante dos días consecutivos. Los investigadores analizaron el estado de ánimo y el apetito que presentaban los participantes tras las sesiones, y observaron que, efectivamente, la estimulación cerebral no invasiva consigue disminuir el deseo de comer.

http://www.webconsultas.com/noticias/dieta-y-nutricion/la-estimulacion-cerebral-eficaz-frente-a-anorexia-obesidad-y-bulimia

Publicado en Enfermedad e Historias de Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *