¿Cómo prevenir?

  • Juicio crítico.
  • Valorar su propio cuerpo y las posibilidades que le brinda.
  • Ayudarles a desarrollar una idea ajustada a sí.
  • Reconocer sus capacidades y limitaciones.
  • Animarles a elegir metas realistas.
  • Aceptar sus errores y tolerar las frustraciones.

¿Cómo desarrollar el estima?

  • Enfocando en lo positivo.
  • Dando importancia al elogio.
  • Fomentar la autonomía.
  • Dar responsabilidades.

Clima que fomenta valía:

  • Comunicación abierta y positiva.
  • Se permiten las diferencias.
  • Los errores como aprendizajes.
  • Las normas sean flexibles.
  • Se fomenta la sinceridad.

¿Cómo podemos evitar los trastornos del comportamiento alimentario?

Los trastornos del comportamiento alimentario se dan cuando hay habitos inadecuados con la alimentación; no se ingiere suficiente comida, lo que se consume no alimenta, o por el contrario, se come en exceso. Estos trastornos suelen comenzar en la niñez, pero  estudios demuestran que aparece en la etapa de la adolescencia, existen múltiples razones por la que esto sucede: no se les enseña una dieta balanceada durante su crecimiento, se incrementan comentarios acerca de su apariencia por parte de familiares y compañeros de clase, etc.

El autoestima comienza a forjarse en promedio a los 12 años, cuando las niñas comienzan a ser adolescentes. Están empezando a construir seguridad en sí mismas y cualquier cosa que les afecte emocionalmente pueden encararlo muy en serio y tomar medidas con respecto a su alimentación. Las típicas frases de “no deberías comer tanto”, “ya es suficiente”, “si sigues así vas a engordar” traerían graves consecuencias a largo plazo. Por eso, debemos cuidar nuestras palabras, son solo niñas que están descubriendo lo que quieren.

Estos trastornos también pueden darse en varones, a pesar de ser poco comunes. Por eso, es necesario cumplir con estas recomendaciones para que nuestros hijos aprendan a comer apropiadamente desde pequeños. Aquí traemos unos consejos para evitar enfermedades como la anorexia nerviosa, la bulimia e incluso la obesidad mórbida:

1. Es fundamental y muy importante cuidar el autoestima de los infantes a medida que crecen, ya que está muy relacionado con los trastornos del comportamiento alimentario. Por ello, hay que siempre saber cómo decir las cosas, ayudarlos a ser mejores cada día y creer en sí mismos. Hacerles entender que no todo es la apariencia.

2. Es necesario establecer horarios de comidas, de modo que sepan cuándo hay que comer y las cantidades necesarias para el desayuno, almuerzo y cena, además de las respectivas meriendas. Así ellos aprenderán a controlar lo que comen, ni muy poco ni en exceso: lo necesario para estar saludable.

3. La dieta sana es la ideal, la cual incluye carbohidratos, proteínas, frutas y vegetales. Al incluir alimentos verdes en conjunto con proteínas y carbohidratos se obtendrá mucha energía. Los dulces están incluidos aunque no en exceso, por supuesto.

4. Algo que se suele perder de vista: la buena comunicación entre los padres (y demás familiares) con sus hijos. Es necesario, que si se observa que los hijos se encuentran por debajo de su peso normal o en sobrepeso, abordar el tema de manera cariñosa y afectuosa sin hacerles daño emocionalmente. Evitar comentarios chocantes. Decir las cosas de buena manera y ofrecer un nutricionista. Repito, hay que saber cómo decir las cosas. (lo observaras en la seción x).

5. El físico no es lo más importante en la vida. Recuérdale a tus hijos constantemente que la inteligencia y la personalidad es lo más relevante, enséñales a no regirse por la “belleza” que se encuentra en las revistas, hacerles entender que son únicos en el mundo y que si desean cuidarse, existen maneras saludables de hacerlo.

6. Es necesario comunicarse. Siempre hay que hablar con nuestros hijos, preguntarles acerca de su día, notar si no se encuentran bien (si bajan la cabeza, miran a un lado, si tienen un tono de voz bajo y triste, etc) y decirles que si existe algún problema que lo cuenten, en especial cuando en casa no se les presiona negativamente a los niños ya que quizás es víctima del bullying en la escuela u otro lugar. Nunca dejar pasar esto por alto, ya que puede ser incluso lo que más les afecte: la opinión de los demás.

7. Por último, es bueno que los niños se acostumbren a estar siempre activos física y mentalmente. Mucho tiempo de ocio no es bueno, pero es importante tener tiempo libre. Practicar algún deporte y dormir lo suficiente aumentan el buen humor.